Ingeniería Comercial

Testimonios


c aravena  
Colett Aravena
"La Finis tiene toda la infraestructura y la implementación que necesitamos para Ingeniería Comercial. Tenemos ramos teóricos que sólo se necesitan un pizarrón y al profesor, pero por ejemplo en Marketing, tenemos la posibilidad de tener la mejor tecnología en las salas de computación, para llevar a cabo, con nuestro mejor potencial, el trabajo que nos piden.

Lo bueno de la Finis es que los profesores tienen excelencia académica. Ellos se desempeñan en el campo laboral de lo que te están enseñando y se nota. La gran mayoría usa las herramientas correctas para enseñar y, al mismo tiempo, la Escuela ha tenido la estrategia correcta para dejar sólo a los mejores docentes."
 
v pena  
Victor Peña
"Los miércoles por medio, en mi Facultad, tenemos invitados de elite empresarial que nos transmiten importantes experiencias. Esto se hace en el marco del proyecto “Lidera” dirigido a alumnos de Ingeniería Comercial. Cómo olvidar, por ejemplo, cuando vino Daniel Fernández, vicepresidente ejecutivo de HidroAysén, entre otros grandes de las empresas.

Otra de las actividades que nos hace acercarnos a los temas país son los trabajos voluntarios que se hacen en Asufinis. Una verdadera instancia para enfrentar otras realidades sociales y conocer nuevos amigos de otras carreras. Se ayuda en forma entretenida, aportando a la superación de la pobreza, que es uno de los sellos que dio a conocer la universidad en el año del terremoto.

La Finis se caracteriza por ser una universidad pequeña, que entrega una enseñanza muy personalizada, donde el ambiente es tranquilo y sin colores políticos ni grandes conflictos. Se estudia bien, pasa bien y hay instancias para crear ambiente universitario de calidad."
 
i tunon  
Ignacio Tuñón
"Lo que más me motivó para entrar a Ingeniería Comercial fue las puertas que te abre para las distintas cosas que uno quiere hacer. A mí me gustan muchos los negocios y te prepara muy bien para desarrollar esos aspectos tanto económica como estratégicamente.

Elegí la Finis Terrae porque conozco a gente que ha salido de acá y a la que le está yendo muy bien. Yo tenía personas que conocía que me habían contado lo cercano que son los profesores, la buena relación que hay entre los alumnos y la diversidad de personas que hay. La Universidad ha sido increíble. El 2007 y el 2010 me operaron y la universidad estuvo full acompañándome, ayudándome. Me dieron facilidades para hacer mis exámenes, para controlarme. Es una universidad familiar. Están muy unidos todos.

En el caso de Ingeniería Comercial hay muy buenas posibilidades de prácticas. En mi caso, yo llegue a Cencosud. Yo creo que la base para generar contactos es hacer una buena práctica porque si uno lo hace bien, después queda en ese trabajo."
 
p vivanco  
Pedro Pablo Vivanco
"Estimado Cristián Nazer, Rector de la Universidad Finis Terrae, Miguel León, Decano de la Facultad de Economía y Negocios; profesores presentes, familiares y especialmente a mis compañeros con los que compartí en esta casa de estudios desde julio del 2010.

No fui un novato en la Finis, pero me siento como tal, ya que así me lo hicieron sentir desde el día que me entrevistaron para matricularme en una universidad a la que llegué especialmente porque me la recomendaron por la cercanía de sus profesores y por la gran preparación que le entregaban a sus estudiantes, ya que al tener generaciones con pocos alumnos, la educación era muy personalizada y hacía que nosotros pudiéramos tener la confianza de pedirle al profesor que nos explicara una y otra vez las materias.

Hoy, 27 de agosto de 2014, con mi título de Ingeniero Comercial de por medio, y tras cuatro años en esta casa de estudios, donde dejo grandes recuerdos, un intercambio, varias ayudantías, profesores, compañeros y amigos; además de un tremendo equipo administrativo donde la Maca y Zoila siempre tuvieron una sonrisa y disposición para ayudarnos, no queda más que agradecer.

Agradecer porque acá crecí como persona, con los ramos de formación general que al inicio de cada semestre nos preguntábamos ¿para que sirve un ramo llamado Ser Universitario u otro sobre Antropología Filosófica?; y también crecí como profesional, con asignaturas con mucha dificultad como Organización Industrial, o las explicaciones a sus alumnos imaginarios de Luis Zegarra en Métodos de Optimización. Como no acordarnos de otras donde nos hacían acercarnos a la realidad de una empresa, cómo los distintos proyectos de Creación de Nuevas Empresas, donde muchos pensábamos que podíamos llegar a ser millonarios con extrañas ideas de negocios. Mención en mayúscula para Juego de Negocios, donde nuestro querido Yerko Bonacic nos hizo trasnochar, trabajar bajo real presión y llegar a la última reunión de directorio sin saber si seguíamos trabajando para la asignatura el semestre siguiente. Por otra parte, muchos nos cuestionamos la necesidad de conocer los Incoterms que nos enseñaron en Procesos y Transformaciones. Pues bien, en el mundo real si se usan. A título personal, también crecí como deportista, en medio de una selección universitaria de Voleibol que tenía la suerte de tener seleccionados chilenos y a un entrenador que había jugado un mundial. Como no mencionar que crecí en autonomía y madurez personal, ya que tuve la suerte de irme de Intercambio a España, donde en la Universidad de León sólo tenían buenas referencias de los estudiantes de la Finis.

Esto último pasa porque para esta universidad jamás eres un bien de consumo o un número más. Cuando se comenzó a hablar de lucro, la institución nos explicó por qué acá no se lucraba y profundizando aun más, uno puede ver en esta sala, donde somos alrededor de 25 titulados, que acá lo que importa es una enseñanza personalizada y de calidad, donde podamos salir al mundo real tan competentes como las exigencias empresariales o emprendedoras lo exigen. Pues bien, al menos en mi persona creo que la Universidad cumplió al píe de la letra su misión, “formar integralmente a personas con un amplio conocimiento de su especialidad, dotadas de habilidades y competencias, creatividad y espíritu reflexivo, que les permitan contribuir al desarrollo de la sociedad, en el ámbito nacional e internacional, con fundamento en los valores de la cultura cristiano- occidental.”

Finalmente, quiero agradecer por el premio que me han entregado, premio que no es solo mi esfuerzo, sino también de mis profesores, de mis papás que me entregaron la oportunidad de educarme en una institución de elite, de mis compañeros con los que más de alguna vez estudié o hice un trabajo, de Cristina Hube, que fue tal vez la mejor profesora guía de tesis que pude tener; de Isidora Pérez, con quién tocamos distintas puertas para hacer una tesis distinta a la que la facultad requería, porque seguramente planes de negocios veremos muchos en nuestra carrera profesional, pero una investigación como la que hicimos, probablemente nunca más. También, inmersos en una institución que promueve los valores del catolicismo, vale la pena darle las gracias a Dios, quién aunque uno no se de cuenta, es un excelente guía en los distintos caminos de la vida.

Muchas gracias y mucho éxito a todos mis compañeros en un futuro laboral que está recién empezando y que, tranquilos, dura más de 40 años. "